¿Mi bebé necesita fórmula hipoalergénica?

Como padre primerizo, a veces es difícil saber qué es normal o si su bebé necesita un cambio de ambiente o dieta. Un bebé que está molesto o tiene un sarpullido sospechoso puede causar preocupación, cuando es posible que solo necesite cambiar su fórmula. Veamos cinco señales de que su bebé necesita fórmula infantil hipoalergénica. 

Índice de contenidos
  1. 1. Irritabilidad extrema 
  2. 2. Sólidos antecedentes familiares de alergias alimentarias
  3. 3. Eccema 
  4. 4. Vómitos/Diarrea 
  5. 5. Problemas respiratorios

1. Irritabilidad extrema 

No hay duda de que todos los bebés lloran de vez en cuando. El llanto es la forma en que los bebés se comunican para decirle que tienen frío, están cansados, tienen hambre, necesitan un cambio de pañal o se sienten solos. Pero si su bebé llora durante largos períodos de tiempo y/o parece inconsolable, puede ser una buena idea hablar de esto con su médico. Él puede evaluar a su bebé más a fondo y ayudar a diagnosticar una alergia a la leche de vaca. En este caso, cambiar a una fórmula para bebés hipoalergénica puede ayudar a aliviar los síntomas de su bebé, proporcionando un alivio muy necesario para ambos. 

2. Sólidos antecedentes familiares de alergias alimentarias

Un historial familiar no significa necesariamente que su bebé necesitará fórmula hipoalergénica. Sin embargo, es bueno observar el estado de ánimo y los síntomas de su bebé si tiene un fuerte historial familiar de alergias alimentarias, especialmente aquellas que involucran proteínas de la leche. Un extenso estudio francés realizado en 2019 mostró un fuerte vínculo genético en las alergias a las proteínas de la leche de vaca (APLV). Si usted o un miembro de su familia tiene antecedentes de alergias alimentarias, es más probable que su bebé también desarrolle una alergia alimentaria. 

Sigue leyendo:  ¿Cómo describiría mi hijo una reacción alérgica?

3. Eccema 

La piel de su bebé es sensible, lo que puede dificultar la diferenciación entre la piel seca y el eccema. El eccema es una piel extremadamente seca que está roja, inflamada, con picazón y, a menudo, agrietada. Los bebés con eczema tienen más probabilidades de desarrollar alergias alimentarias y, a menudo, desarrollarán síntomas en la piel antes de que aparezcan otros síntomas de alergia alimentaria. La probabilidad de que se desarrolle eccema antes que otros síntomas de alergia hace que sea importante observar de cerca. Si su bebé muestra signos de eczema, preste mucha atención al tipo de erupción, su frecuencia e intensidad. Esto ayudará a determinar si la fórmula que está usando podría estar afectando negativamente a su bebé. 

4. Vómitos/Diarrea 

Si su bebé vomita regularmente o tiene heces sueltas y/o diarrea, es posible que la alergia a la leche de vaca sea la culpable. Los problemas con el sistema digestivo de su bebé son una señal reveladora de que algo no está del todo bien. Una vez que se descarta un virus o una infección, es seguro asumir que los problemas digestivos continuos tienen una causa raíz relacionada con una reacción alérgica. Si su bebé muestra alguno de estos síntomas, hable con su médico. Asegúrese de mencionar si los vómitos/diarrea van acompañados de cualquiera de los otros síntomas de alergia mencionados aquí. 

5. Problemas respiratorios

Si su bebé tiene sibilancias o experimenta otros problemas respiratorios, es importante consultar a un médico lo más rápido posible. Su bebé puede necesitar atención médica inmediata además de una fórmula hipoalergénica. Una vez que se administra el tratamiento inmediato, el cambio de fórmula puede ser el siguiente paso para prevenir futuros problemas respiratorios relacionados con las alergias a la leche de vaca.

Sigue leyendo:  ¿Mi bebé tiene una erupción por alergia alimentaria?

Más alergias

Subir

Alergias.de utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos en la web y así ofrecerte una buena navegación. Si sigues navegando entenderemos que aceptas nuestra política de cookies. Leer más